I, TONYA: Un biopic fascinante de una leyenda negra


Un nuevo escándalo que parecía ya olvidado y que gracias al cine vuelve a salir a la luz. Gracias a las películas históricas y biográficas de importantes figuras, nos enteremos de hechos o simples curiosidades que no dejan de ser interesantes. Detalles que son rescatados para la gran pantalla y las cuales las personas de esa época apenas tiene memoria de ello. Os pongo en situación antes de empezar, hablando del caso que mermó la carrera de la talentosa patinadora Tonya Harding:


En 1994, en las pistas de entrenamiento una de las grandes rivales de Tonya, Nancy Kerrigan fue atacada por detrás, rompiéndola una de las rodillas. Tonya fue implicada en el ataque tras comprobarse que fueron su esposo, Jeff Gillooly, y su guardaespaldas, Shawn Eckhardt, los autores del lamentable ataque provocado por Shane Stant con un bastón de metal. Todo ello, fue el causante del final de su carrera. Tras su participación en las olimpiadas, Harding se declaró culpable de haber obstruido la investigación de la justicia, tras reconocer que se enteró de quién estaba detrás del ataque a Kerrigan después de que este ocurriera y no se lo comunicó a las autoridades.  La Asociación de Patinaje Estadounidense la despojó del título ganado en los Campeonatos Naciones de Detroit y la suspendió de no volver a competir al considerar que sabía de la conspiración, algo que reconoció años después.


Esta es una breve explicación de lo que ocurrió y si te quieres enterar de más detalles y de explorar aún más sobre que llevó al carácter grosero y conspiranoico de Tonya, la película te lo narrará de manera perfecta, adentrándose en los problemas internos de no solo de la patinadora, además de su esposo.

Margot Robbie se roba el papel haciendónos un calco a la gran pantalla de Tonya Harding; cada gesto y comportamiento son exactamente iguales a la Tonya real, algo tremendamente meritorio. Otros como Sebastian Stan y Allison Janney brillan junto a ella.

La historia se cuenta de esa forma tan buena gracias a su increíble guión, por su manera de estructuras los acontecimientos a veces narrándolos como una especie de documental y rompiendo la cuarta pared, haciendo que el espectador no sepa exactamente que cada cosa que se va desvelando sea verdad o sea todo lo contrario.



Sumando a su ambientación, la película es un biopic fascinante sobre un persona que llevado por los fantasmas del pasado los cuales condicionaron su compartamiento no supo controlarse y ahora es un recuerdo en la larga leyenda negra de Estados Unidos.

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.
ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO