LA HORA DEL LOBO: terror en su estado más puro



Ingmar Bergman (Persona, 1966) era un genio, tal vez el mejor director de la historia. No lo digo yo, lo dice casi cualquiera que haya visto aunque sea una película suya. El sueco era un hombre con ideales muy marcados que lo caracterizaron durante toda su filmografía, empeñado en tratar de resolverse a sí mismo esas dudas acerca de las máscaras sociales, Dios o la muerte. Bergman llevó esto a casi cada género a su alcance, desde el thriller psicológico pasando por el cine romántico hasta el bélico, demostrando así una versatilidad única siéndose fiel a sí mismo en donde sea que estuviera. Hoy nos ocupa la que es para mí una de sus obras maestras, su magistral experimentación con el terror en La Hora Del Lobo.



Para empezar, la película goza de un ritmo perfecto, iniciando con un flashforward que nos indica la gravedad del problema por medio de la nunca decepcionante Liv Ullmann (¡Qué mujer más increíble!) para después mostrarnos esa vida idónea que vivía una pareja casi perfecta (con el brutal Max Von Sydow incluido en ella). Poco a poco nos iremos enterando de que no todo irá bien, empezando por unas escenas extrañas donde no sabemos exactamente qué está ocurriendo, solamente que a nuestro protagonista no le gusta.



Lo que veremos después es un vaivén de la cordura de Von Sydow, donde estamos temerosos por saber si las cosas que ocurren son reales o meramente creaciones de su perturbado subconsciente, en escenas de montaje tan bueno que no podemos evitar, cuanto menos, incomodarnos. Destacar aquel momento con el niño y el de la ex pareja de Von Sydow. Hay que sumarle a todo esto el impagable trabajo de blanco y negro de Sven Nykvist, quien nos transporta entre la luz y la sombra como sólo él puede.



Una de las mejores películas de uno de los mejores directores, en síntesis, una obra maestra indiscutible. Gran cine de autor, gran cine de terror, grande Bergman. 


          "La hora del lobo es el momento entre la noche y la aurora cuando la mayoría

                         de gente muere, cuando el sueño es más profundo, cuando las pesadillas

                                                                                                                                     son más reales,

   cuando los insomnes se ven acosados por sus mayores temores, cuando los fantasmas

                                                                                                       y los demonios son más poderosos".




LO QUE MÁS ME GUSTA: el no tener idea de si lo que estás viendo son demonios o ilusiones

LO QUE MENOS ME GUSTA: no hay nada, es una obra maestra, punto


           



ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO